Brackets: Consejos Para Aliviar El Dolor

Brackets: Consejos Para Aliviar El Dolor

Es común sentir dolor en la boca los primeros días tras la colocación de los brackets o después de cada reajuste. La buena noticia es que el resultado final valdrá totalmente la pena. Sin embargo, no es necesario sufrir durante todo el tratamiento, pues existen formas de evitar una incomodidad innecesaria, y si esta fuera inevitable, pues aquí vas a encontrar los consejos más actualizados para aliviar dichas molestias.

Aún con los avances en ortodoncia, las incomodidades causadas por los brackets suelen durar de cinco días a una semana, siendo la primera vez que se colocan los aparatos la que ocasiona las mayores molestias. Las sesiones de ajustes, por lo general, producen trastornos de menor intensidad y duración.

En ciertos estudios ortodóncicos se ha encontrado que el nivel de percepción de la incomodidad causada por los brackets viene dado en función de distintos factores, como pueden ser la edad del paciente, su umbral del dolor, sexo, vivencias odontológicas anteriores, grado de educación, fuerza aplicada al ajustar los aparatos, etc. Pero lo curioso es que hay personas que jamás sienten dolor alguno y se adaptan en muy poco tiempo.

Evitar molestias es posible

Evitar molestias BracketsA la hora de que tu dentista te ajuste los brackets, tómate tu tiempo para revisar, con tu lengua o mientras hablas, si alguna ligadura de metal que sobresalga está haciendo mucho contacto o roza con tus labios y mejillas, o si algo pincha o entorpece la articulación de las palabras. De ser así, de inmediato házselo saber a tu odontólogo para que corte ese molesto alambre al ras.

Otra manera de evitar más dolor del necesario es comunicando a tu dentista, a la hora del ajuste de los brackets, si sientes una presión o dolor que creas que no podrás manejar durante unos días. Tu odontólogo tendrá el criterio para decidir si es posible aflojarlos un poco.

En caso de que, ya en casa, comiences a sentir incómodo el extremo posterior del arco, en el maxilar inferior, es posible que el mismo se haya desenganchado. Esto puede suceder con mayor frecuencia en los primeros momentos del tratamiento. Lo que tienes que hacer entonces es:

  • Devolver el metal a su posición correcta (llevándolo a un orificio pequeño en el bracket respectivo) con una herramienta adecuada, como puede ser una pinza para cejas. Si se te dificulta hacerlo por tu cuenta, entonces pide ayuda a alguna otra persona que pueda visualizar mejor el espacio en cuestión. El proceso es parecido a enhebrar una aguja con un hilo.
  • Evitar que la comida desplace el arco de ortodoncia en el área molar mientras masticas. Presta atención a lo que lo provoca para que no te pase de nuevo.

Tener brackets muy ajustados no es sinónimo de que el tratamiento tendrá éxito en un menor tiempo

Los alimentos que se depositan entre los brackets y que no son totalmente retirados después de comer también causan una desagradable presión, además de que pueden generar malos olores. Para evitar este problema, necesitas incorporar una esmerada higiene dental, utilizar hilo dental (así como, el cepillo de dientes apropiado) e implementar una técnica óptima de cepillado.

Sentir dolor es normal | No te alarmes

Suele suceder que, posteriormente a la colocación o ajuste de tus brackets, sientas una cierta incomodidad en los dientes, que se manifiesta como presión, dolor o incluso la sensación de que se están aflojando. Esto viene causado por la presión de los aparatos y el movimiento generado al tratar de relocalizar tus piezas dentales, dado que de alguna forma tal situación genera cambios en el flujo sanguíneo.

Dolor producido por brackets

Además del dolor interno producido por la presión que los brackets ejercen sobre tus dientes, pueden existir molestias externas. Estas son las que se ejercen sobre las partes blandas de tu boca (encías, mejillas y labios) y durarán mientras las mismas se acostumbran a la presencia de los aparatos y al roce con ellos. Cualquiera que sea la fuente del problema, es normal que dure unos pocos días tras la colocación y después de cada cita para reajustar tus brackets.

El tiempo promedio para que pase el dolor tras el ajuste de brackets varía entre 3 y 4 días

Principales recomendaciones para aliviar el dolor de los brackets actualizadas en 2021

Modifica tu dieta

La recomendación, cuando experimentes dolor, es evitar la masticación de cualquier alimento sólido. Los primeros días tras el ajuste de los brackets, lo mejor es que consumas sopas, papillas, cremas, purés, yogur y demás alimentos blandos. De esta manera, evitarás que la incomodidad empeore.

Además, dicho consejo también puede ser preventivo, ya que cuando consumes alimentos muy duros o al morder frutas como la manzana, aumentas el riesgo de que alguno de tus brackets se despegue. Y esto, más adelante, puede derivar en una molestia.

Dieta para comer con bracketsOtro alimento que no solo te ayudará a apaciguar el dolor, sino que además es delicioso, es el helado. El frío actuará como una anestesia tópica, y de este modo adormecerá un poco tus encías y, por ende, calmará la incomodidad producida por la presión de los brackets.

Evita los helados con sabores cítricos, ya que estos pueden irritar aún más tu boca 

Crea tu botiquín de primeros auxilios con cera para brackets

Es posible que tu ortodoncista te proporcione una pequeña cantidad de cera de ortodoncia, la cual te será muy útil para impedir que te salgan llagas en las partes blandas de la boca, causadas por el rozamiento de los aparatos. Por lo general, se recomienda su uso de manera preventiva; no obstante, no dudes en recurrir a su empleo si aparece alguna lesión, porque así evitarás que la situación empeore.

Si una ligadura de metal se ha movido de la posición original o si el extremo del arco largo sobresale y ahora te pincha, es probable que esto te ocasione una herida y un dolor en la parte interna de las mejillas. Para solucionarlo, mueve el alambre (dobla o empuja) con una uña o una pinza de ceja, y colócale un trocito de goma de borrar, temporalmente. En cuanto te sea posible, cubre el trozo sobresaliente con cera para brackets.

En resumen, la cera de ortodoncia brackets protegerá, provisionalmente, las partes blandas de tu boca de las heridas causadas por los alambres, te será útil al principio, mientras te adaptas al uso de los brackets y, además, te proporcionará un alivio inmediato de las incomodidades puntuales y el dolor en las fases posteriores. Sin embargo, nuestro consejo es que minimices su empleo, para que las mucosas bucales puedan habituarse a la presencia de los aparatos, al igual que sucede cuando tienes un calzado nuevo.

botiquín de primeros auxilios con cera para brackets

Puedes emplearla si:

  • Hay un alambre que sobresale del resto y te pincha.
  • Presentas una herida abierta, sientes alguna molestia o se ha formado una úlcera dolorosa en las partes blandas internas de la boca (mejillas o labios).
  • Los brackets fueron colocados, por primera vez, en el lado interno de la dentadura (ortodoncia lingual). Algunos pacientes con este tratamiento reportan que, al hablar, se sienten agotados. En tal caso, puedes aplicar cera y cubrir completamente los aparatos para asistir a una reunión o para hacer una presentación oral.

¿Cuál es la forma de usar la cera de ortodoncia? En cuatro pasos sencillos podrás solucionar el problema que te aqueja:

  1. Corta la cantidad de material mínimo que vas a necesitar. Un bracket requiere un trozo equivalente al tamaño de un guisante.
  2. Amasa el trozo de cera cortado, para que con el calor de la fricción puedas darle la forma deseada.
  3. Retira por completo la humedad del bracket o alambre que te está produciendo la incomodidad. Para ello puedes simplemente aspirar aire por la boca durante un cierto tiempo.
  4. Presiona con suficiente firmeza el trozo de cera ablandado sobre la zona donde tienes la molestia (bracket o alambre).

Artículos adicionales para tu botiquín de atención dental básica

Otro producto que hay que considerar son las anestesias de uso tópico bucal. Este tipo de producto se consigue sin receta en cualquier farmacia y viene en forma de gel, espray o enjuague. Generalmente, el anestésico duerme la zona donde tienes dolor durante un par de horas, y así te alivia del malestar.

botiquín de atención dental básicaEl peróxido de hidrógeno suele ser otro aliado contra las molestias. Este antiséptico debes diluirlo en agua y enjuagar tu boca varias veces al día, lo cual reducirá la inflamación e irritación de los tejidos blandos y actuará directamente contra el dolor. Si no tienes agua oxigenada, puedes sustituirlo por agua tibia con sal, aunque este producto es menos efectivo.

Por último, no está de más que, en caso de mucho dolor, recurras a algún analgésico que puedas comprar sin receta, como paracetamol, y aplicarlo de acuerdo a tu edad y peso. Aunque si la molestia producida por los brackets es tan intensa que eso no lo calma, debes contactar con tu odontólogo para contemplar el uso de un calmante más fuerte o de un antiinflamatorio que requiera de indicaciones médicas para su adquisición.

Sé cuidadoso si eres alérgico a alguno de los componentes de la fórmula. Y ten en cuenta que algunos estudios clínicos realizados han demostrado que el uso de estos productos para mitigar el dolor también ralentizan el desplazamiento de las piezas dentales que se buscan reposicionar.

Otros consejos para mitigar el dolor

Un protector dental o férula es una pieza de plástico que se distingue por su delgadez y su flexibilidad. Se usa como un sistema de protección de las estructuras internas de la boca cuando se practican deportes como fútbol, baloncesto, tenis, voleibol, etc., y aquellos en los que hay contacto físico entre los oponentes. También permite disminuir el rozamiento entre los aparatos y mejillas o labios, lo que ayuda a calmar el dolor, en especial si se colocan para dormir.

mitigar el dolor por brackets

Existen distintos tipos de protectores bucales, pero en tu caso los más apropiados son aquellos que se moldean mediante un simple proceso de calentarlos y morderlos para que tomen la forma de tus dientes. La razón es que tu dentadura, gracias a la ortodoncia, experimentará distintas variaciones durante el tratamiento, y con estas férulas podrás disponer de un único dispositivo de principio a fin.

Aunque no se recomienda masticar hielo, pasar un cubito sobre las zonas molestas también servirá para adormecer la zona

Si nada de lo mencionado hasta ahora te ha funcionado y el dolor provocado por los brackets es muy intenso, prueba a aplicar calor en la parte afectada. Tanto si usas almohadillas térmicas como un paño humedecido en agua caliente, coloca la fuente directamente sobre la cara cuando la incomodidad se vuelva intolerable.

Hoy en día existen otras soluciones en el campo de la ortodoncia, como el Invisalign, con las cuales las molestias son considerablemente menores a las causadas por los brackets tradicionales, y los resultados son también muy efectivos. Consulta con tu odontólogo o solicita una cita en nuestra clínica dental en Madrid.