¿Se Puede Prevenir La Mordida Cruzada?

Mordida Cruzada

La mordida cruzada es una de las patologías de maloclusión más comunes. Este problema puede afectar seriamente a la persona que la padece, ya que suele derivar en dolor al masticar, dificultad al respirar y daños en las piezas dentales y en las encías.

Quienes padecen de mordida cruzada además tienen más riesgos de sufrir de enfermedades periodontales

A pesar de que en muchas ocasiones el diagnóstico se da en la edad adulta, la mordida cruzada aparece durante la infancia y lo ideal es que sea diagnosticada y sometida a tratamiento mientras se es niño, en edad de desarrollo, ya que los tratamientos funcionan de manera más rápida y son menos invasivos que los usados en la edad adulta.

¿En Qué Consiste La Mordida Cruzada?

Idealmente, al morder, los dientes inferiores deben quedar por dentro de los superiores. Se observa cuando existe una malformación que hace que el encaje de los dientes se dé de manera contraria, la arcada inferior quedando por fuera de la superior. Este problema hace que la boca no cierre correctamente y origine problemas al masticar, generar saliva e incluso al respirar.

Tipos De Mordida Cruzada

Existen dos clasificaciones según su origen y según su localización.

Cuando se habla de origen nos referimos a si su razón de ser viene desde el crecimiento del hueso o si es a raíz del posicionamiento de los dientes, al primero se le conoce como mordida cruzada esquelética y al segundo como mordida cruzada dentaria.

En la mordida cruzada esquelética, la malformación proviene de cuando el maxilar superior es más estrecho que el inferior, mientras que en el caso de la mordida cruzada dentaria se observa que a pesar de que la mandíbula tiene el tamaño adecuado, son los dientes los que crecieron de forma inclinada hacia el interior.

Sin embargo, existe una categoría que se suma a las dos anteriores, la del tipo mixto. Como su nombre lo indica, es una combinación de la mordida cruzada esquelética y la dentaria.

La segunda clasificación corresponde a la que contempla la localización de la mordida cruzada como indicador. En este caso existen cuatro tipos de mordida cruzada: Anterior, posterior, unilateral y bilateral.

La mordida cruzada anterior es muy común, sucede cuando al cerrar la mandíbula, los dientes anterosuperiores quedan por delante de los anteroinferiores. Mientras que en la mordida cruzada posterior, son los molares y premolares superiores los que ocluyen por fuera de los inferiores.

Con respecto a la mordida cruzada bilateral o unilateral, como el nombre lo indica, dependerá de si la maloclusión se observa en un solo lado, o en ambos.

Los tipos pueden combinarse entre clasificaciones, teniendo siempre un origen (el que puede ser mixto) y hasta dos localizaciones

¿Existe Alguna Forma De Prevenir La Mordida Cruzada?

Puede ser causada por alguna herencia genética o por hábitos durante la niñez. Entonces, al tratarse de una malformación ósea o dentaria, se puede afirmar que existen formas de prevenirla.

En el caso de los hábitos que resultan contraproducentes se encuentran la respiración por la boca, la succión del dedo gordo, el mal posicionamiento de la lengua en descanso y el dormir siempre del mismo lado cuando se está en edad de desarrollo.

Por otro lado, cuando hablamos de la existencia de un componente genético o hereditario, se podría creer que no es posible la prevención, pero por el contrario, es en este caso dónde a más temprana edad, conociendo el historial familiar, se puede acudir al dentista manifestando la preocupación de una futura mordida cruzada, y dicho especialista sabrá qué aconsejar y cómo tratar esta potencial deformación evitando así malestares venideros.

La detección temprana de la mordida cruzada ayudará a que no sufras de problemas y dolores futuros. Además, los tratamientos indicados por tu odontólogo no sólo cooperarán con una óptima oclusión, sino que también te beneficiarán en lo estético

Tratamientos

Como ya sabes, la mordida cruzada aparece a temprana edad y el más óptimo e ideal momento de diagnosticar y poner tratamiento es durante la infancia, pues los huesos y músculos están aún en desarrollo y ello hace más sencilla la corrección de dicha maloclusión.

En los niños, el dentista recurrirá a un aparato denominado expansor, el cual se fija en el paladar superior y paulatinamente, generalmente en el transcurso de un par de meses, ensanchará el maxilar hasta conseguir que la oclusión sea la correcta. Esto, sumado a una corrección en los hábitos del paciente, hará de este tratamiento el más eficaz.

En cambio, cuando la detección se hace durante la edad adulta, al haber finalizado el desarrollo óseo, el tratamiento para solucionar la mordida cruzada es más complicado y requiere de más tiempo. En las personas maduras, el dentista indicará el uso de ortodoncia y en algunos casos el paciente incluso tendrá que someterse a cirugía.

Acudir al odontólogo desde temprana edad y con regularidad es el mejor aliado para la detección temprana de cualquier posible maloclusión