Hilo Dental: Todo Lo Que Debes Saber

Hilo Dental

Seguramente desde niño has escuchado que para tener una buena higiene dental no sólo debes cepillar tus dientes dos veces al día, sino que además debes incorporar el uso del hilo dental en la rutina de limpieza bucal.

Ahora bien, ¿sabes para qué sirve el hilo dental, cuál debes usar y cómo usarlo?

Acá encontrarás todas las respuestas a esas interrogantes que alguna vez te has hecho, y algunas que tal vez no, pero te resultarán interesantes.

¿Cuál Es La Función?

El hilo dental es el mejor aliado para remover los restos de comida, que se transforman en placa bacteriana, de esos lugares a donde el cepillo de dientes no logra llegar.

La función es evitar la acumulación de restos de comidas entre dientes, evitando así enfermedades periodontales, la aparición de caries interdentales y el mal aliento (halitosis).

En el mercado no existe cepillo dental que logre llegar a todas las caras de los dientes para remover el sarro, el hilo dental es un complemento impredecible del cepillo de dientes

¿Cuáles Son Los Tipos?

Existen dos tipos si los clasificamos según su filamento. Estos son el de nylon que tiene varios filamentos, y el PTFE, el cual cuenta con un único filamento.

Ambos hilos dentales son efectivos a la hora de eliminar la placa dental, la diferencia está en que el hilo dental de nylon a veces puede tender a deshilacharse cuando se usa en zonas interdentales que son muy reducidas de tamaño.

Estos tipos de hilo dental pueden encontrarse tanto en formato de caja, en forma de rollo para ser usado de manera manual, en formatos individuales para un único uso o en formato de porta hilo eléctrico.

Por otro lado, otra clasificación puede basarse en si el hilo dental es encerado o no. La eficacia entre estos dos tipos no varía, aunque el hilo dental encerado hace que este se deslice y puede resultar más cómo para quién lo utilice.

Otro tipo de hilo dental es el que se conoce como Super-floss, el cual es indicado para pacientes que utilizan ortodoncia o implantes. El Super-floss cuenta con un diseño que lo hace idóneo para limpiar a profundidad no sólo el diente sino también los brackets, donde suelen acumularse restos de comida.

Se puede encontrar también hilo dental con sabores refrescantes como menta, y otros hasta con flúor para dar ese valor agregado a tu esmalte

¿Cuál Es El Uso Correcto?

  • Corta alrededor de 45 cm de hilo dental y enrrolla la mayor parte del mismo en el dedo índice de una mano.
  • Dejando aproximadamente 4 cm para trabajar, enrolla el excedente en el dedo índice de la mano opuesta a la usada en el primer paso.
  • Teniendo el hilo tensado, ayudándote con los dedos pulgares, desliza el hilo hacia arriba y hacia abajo entre los dientes. Empezando por los dientes superiores y luego con los inferiores.
  • Al limpiar las caras frontales de los dientes, el hilo debe entrar por debajo de la encía unos 2 mm, y debes practicar movimiento de barrida hacia abajo.
  • Debes practicar los movimientos con el hilo tenso y firme, pero sin brusquedad, evitando que lastimes tus encías y estas sangren.
  • A medida que vas avanzando, ve recogiendo el hilo sucio y soltando limpio.

Si a pesar del cuidado que tienes, alguna encía sangra, no te desesperes. Debe tratarse de una encía inflamada por la acumulación del sarro que acabas de remover. Agenda una revisión gratuita aquí.

Usar hilo dental no te tomará más de 2 minutos y te evitará un sinnúmero de posibles enfermedades e inconvenientes como la piorrea y la aparición de caries.