Gingivitis: Síntomas, Causas Y Tratamiento

Gingivitis

La gingivitis es lo que comúnmente se conoce como inflamación en las encías, siendo así la primera fase de la enfermedad periodontal o piorrea. La gingivitis es una enfermedad leve y tratable pero como casi todas las patologías bucodentales, además es prevenible.

Si sospechas que tienes gingivitis, este artículo te ayudará a entender los síntomas, pero recuerda que que lo mejor es visitar a tu dentista para que este haga un correcto diagnóstico y ponga tratamiento de ser necesario.

Entender La Gingivitis: Síntomas

La gingivitis se desarrolla por la acumulación de placa bacteriana entre los dientes y las encías. Esa placa o sarro es la capa pegajosa de bacterias, que se desarrolla sobre los dientes y al no ser cepillada, termina por irritar las encías.

Como las encías están irritadas e inflamadas, cuando cepillas tus dientes, las encías tienden a sangrar y es posible que experimentes algún tipo de sensibilidad en la encía además del enrojecimiento habitual de cuando están inflamadas.

Otro síntoma es la separación de las encías, se retraen hacia arriba dando la sensación de que los dientes están más alargados de lo que habitualmente se muestran.

En algunos casos, sin necesidad de que la enfermedad esté avanzada, hay quienes sienten un mal sabor de boca.

Los fumadores generalmente tardan en observar los síntomas de la gingivitis, pues el consumo de tabaco produce vasoconstricción, no experimentando el sangrado de encías

Factores Que Facilitan El Desarrollo De Gingivitis

Generalmente la gingivitis se relaciona exclusivamente con la higiene bucodental, pues al hablarse de placa bacteriana y restos de comida lo primero que se viene a la cabeza es un descuido o mala práctica de la técnica de cepillado.

Especialmente las personas que tienen espacios importantes entre piezas dentales, o prótesis que no están bien ajustadas, deben tener mayor cuidado al cepillarse los dientes, ya que son más propensas a que restos de comida se acumulen y puedan desarrollar gingivitis.

Sin embargo, existen otros factores de riesgo a sufrir de gingivitis, lo cual hace más complicada la prevención pero hacen más importante la relación transparente entre dentista- paciente, para que el médico ponga mayor atención e indique cuidados especiales.

Los consumidores de tabaco no sólo enmascaran algunos de los síntomas de la gingivitis sino que además, son más propensos a sufrir cualquier enfermedad periodontal.

Los pacientes con enfermedades inmunosupresoras son personas con una predisposición mayor a sufrir de gingivitis, también quienes padecen de diabetes.

Las mujeres que están pasando por cambios hormonales, bien sea durante el ciclo menstrual o el embarazo también tienen mayor tendencia a sufrir de gingivitis. Incluso, el tomar algunos tipos de píldoras anticonceptivas puede significar un factor de riesgo.

Otros factores que te pueden hacer más proclive a padecer de gingivitis es un déficit de vitamina C y el uso de medicamentos como fenitoína, que se usan en pacientes epilépticos, y bloqueadores de canales de calcio, el cual se usa en personas que sufren de hipertensión.

Es de suma importancia que comentes tu historial médico completo y tratamientos a tu dentista, él sabrá qué cuidados tomar e indicar para evitar complicaciones médicas

Tratamiento Para La Gingivitis

Una vez sospeches de que tienes gingivitis debes agendar una cita con tu dentista, este evaluará tus encías y comprobará si en efecto se trata de esta etapa previa a la piorrea o si ya está avanzada.

De tratarse de gingivitis tu odontólogo procederá a hacerte una limpieza bucal completa, para eliminar por completo el sarro y aliviar la inflamación de las encías.

Además, hará uso de dos recursos, el primero conocido como pasta de profilaxis, la cual ayudará a eliminar manchas y aumentar los niveles de flúor; lo siguiente son las tiras interproximales, para facilitar la limpieza de los espacios que hay entre los dientes, que a veces son más complicados de limpiar.

Por último, tu dentista te indicará ciertos cuidados que debes tomar en casa por un periodo de tiempo, entre los que destacan los enjuagues bucales antibacterianos y colutorios con clorhexidina.

Si a lo anterior le sumas una buena higiene dental y el uso de una técnica de cepillado correcta, en alrededor de diez días tus encías volverán a estar sanas.