Carillas Dentales: Aclarando Todas Las Dudas

Carillas: aclara tus dudas

El tratamiento de carillas es un proceso indoloro que sirve para mejorar la estética dental de forma rápida. Las carillas son unas láminas finas, de un espesor de máximo 1 mm, que se adhieren a la cara vestibular del diente, que es la que se ve al sonreír.

Las carillas se han popularizado en los últimos años, el diseño de sonrisa y la estética dental están en boga y seguramente te has planteado el uso de carillas para mejorar algún descontento que tienes con tus dientes.

Hoy vamos a despejar todas las dudas con respecto a las carillas, los diferentes tipos que hay en el mercado, su durabilidad, forma en la que se colocan y las ventajas y desventajas de su implementación y uso.

Tipos De Carillas Dentales

Existen dos tipos de tratamiento y se clasifican según el material que se utiliza y además cuentan con unas subclasificaciones. Los tipos existentes en la actualidad son:

Carillas de Composite:

Las carillas de composite están hechas de un tipo de resina, el composite, que se moldea para conseguir la forma deseada y luego de lograda, se vuelven rígidas. Se colocan de forma sencilla, trabajandolas diréctamente en la boca y para su implementación se necesita de una única cita.
De este mismo material existen las carillas conocidas como Carillas Componeer, las cuales vienen prefabricadas y el dentista únicamente debe adherirlas a la pieza dental deseada.

Carillas de Porcelana:

Este tipo de carillas se destacan por su durabilidad en el tiempo, en comparación con las de Composite, además a diferencia de las anteriores, no se manchan con colorantes ni café y requieren de menos cuidados posteriores.

Sin embargo, para la colocación de este tipo es necesario acudir a más de una cita con tu odontólogo, pues se fabrican en un laboratorio para luego el médico colocarlas.

Las carillas de porcelana pueden ser de Zirconio o Ultrafinas. El zirconio es un material que se emplea generalmente para la fabricación de coronas y articulaciones artificiales, y su uso es recomendado cuando el paciente cuenta con una pieza dental con un perno metálico que no puede ser removido. Además, el zirconio se trata de un material duradero y traslúcido, lo cual hace que este tipo de carillas sea prácticamente indistinguible del diente.

Por otro lado, las Ultrafinas son las de mayor durabilidad y calidad. La fabricación de estas carillas es muy compleja y eso se refleja en su precio. El grosor de las ultrafinas es de aproximadamente 0,5 mm, lo que hace innecesario limar el esmalte del diente al colocarlas.

Durabilidad

La durabilidad de las carillas dentales depende de la calidad de las mismas y de los cuidados posteriores a su implementación. Las  de Composite tienen una durabilidad de entre 5 y 10 años, mientras que las de porcelana pueden durar en perfecto estado hasta 15 años, aunque existen pacientes que alcanzan hasta 25 años con ellas.

Para alargar la vida útil de estas, es necesario que de ser de composite, evites el consumo de café, alimentos con colorantes y cigarrillos.

Además, cualquiera que sea la carilla por la que quieras optar, debes llevar una higiene dental óptima y acudir a tu dentista para que este las revise y realice pulidos de ser necesario.

Ventajas Y Desventajas

Las carillas tienen como ventaja principal la estética, ya que darán a tu sonrisa el tono de blanco ideal y con ellas se puede conseguir camuflar imperfecciones en las piezas dentales.

Un hecho que puede ser tanto una ventaja como una desventaja es el hecho de que al usarlas, no puedes recurrir luego a realizarte un blanqueamiento dental. Por un lado, estas aseguran un color blanco que se mantiene durante años, pero si tus hábitos alimenticios y el uso de cigarrillos las manchan, dicha mancha no podrá ser corregida.

Por otro lado, existen pacientes que manifiesta algún tipo de sensibilidad dental luego de colocarselas, sin embargo esta sensibilidad dura tan solo unos días.

Si luego de colocarlas, experimentas hipersensibilidad dental prolongada, no dudes en acudir a tu odontólogo

Es importante que sepas que en algunos casos las carillas son un tratamiento definitivo e irreversible, ya que algunas veces es necesario intervenir la pieza dental, limando un poco el esmalte. Entonces, debes considerar que una vez acabada la vida útil de estas, tendrás que pagar por unas nuevas y no sencillamente retirarlas.