Clínica Salud Dental Blanco

Clínica dental Madrid

Home Bruxismo fisioterápia y botox

Bruxismo fisioterápia y botox

Desde migrañas y cefaleas hasta dolor en la columna cervical, oídos, deformación del rostro… e incluso vértigos y mareos, son algunas de las consecuencias provocadas por el bruxismo.

Relacionado con el estrés en muchos casos, esta afección no tiene una edad definida ni un perfil concreto de paciente: lo puede padecer cualquiera. Es más, hasta el 80% de la población lo podría padecer al menos una vez en la vida.

Las claves de esta enfermedad

El bruxismo “es una enfermedad compleja en la que se produce hiperactividad de los músculos masticadores”. No es, como se pensaba antes, una enfermedad de los dientes; sino que son los dientes y la articulación temporomandibular (la articulación que une la mandíbula al cráneo) las víctimas de este exceso de actividad muscular.

Por tal motivo se tipifica como una enfermedad multifactorial, en el que se combinan factores generales – estrés o trastornos del sueño – con factores locales, como la maloclusión de la dentadura.

Bruxismo fisioterápia y botox

Mejora del dolor mandibular a través de la fisioterapia

La fisioterapia juega un papel fundamental en el tratamiento de todos los problemas que se pueden desarrollar por las reiteradas activaciones de la musculatura masticatoria, durante la noche. Ésta permite devolver a los tejidos las capacidades mecánicas para que puedan desempeñar nuevamente su función de forma adecuada. Además, ayuda a reducir el dolor.

Un comodín para tratarlo: El "botox"

Las soluciones más habituales para tratar este problema son las FÉRULAS DE DESCARGA y las TÉCNICAS FISIOTERAPÉUTICAS. Podemos sumar a las mencionadas, un comodín menos convencional pero altamente efectivo: las micro-inyecciones de toxina botulínica tipo A, “BOTOX”.

 

Una de las consecuencias de la hiperactividad muscular mantenida es la aparición de la “cara cuadrada”

La toxina botulínica actúa provocando un bloqueo de los terminales de un neurotransmisor que se llama acetilcolina. En el caso del bruxismo, el encargado de dar la “orden” a la musculatura masticatoria sigue siendo el cerebro. No obstante, el botox actúa en la musculatura , frenando la hiperactividad muscular y haciendo que desaparezca el dolor derivado del bruxismo, revirtiendo este efecto y el dolor asociado.

EspañolEnglishFrançais