Brackets: Consejos Para Aliviar El Dolor

Brackets: Consejos Para Aliviar El Dolor

Es común sentir dolor en toda la boca los primeros días luego de la instalación de tus brackets o después de cada reajuste. La buena noticia es que el resultado final valdrá totalmente la pena.

Sin embargo, no es necesario sufrir durante todo el tratamiento, pues existen formas de evitar un dolor innecesario y si es inevitable, pues acá encontrarás consejos para aliviar esas molestias.

Evitar Molestias Es Posible

Antes de ir a tu cita, puedes tomar un acetaminofén para que este cobre efecto mientras tu médico trabaja en la instalación de tus brackets. De esta forma la incomodidad que ese tipo de trabajo representa, puede ser pacificada.

A la hora de que tu dentista te ajuste los brackets, tómate tu tiempo para revisar con tu lengua o mientras hablas, si sientes que el arco o algún alambre está haciendo mucho contacto y roce con tus labios, mejillas o entorpece tu lengua al hablar. De ser así, hazle saber a tu médico para que corte ese molesto alambre al ras.

Otra manera de evitar más dolor del necesario es comunicando a tu dentista a la hora del ajuste de brackets, si sientes una presión o dolor que crees que no podrás manejar por unos días. Tu médico tendrá el criterio para decidir si es posible aflojarlos un poco.

Tener brackets muy ajustados no es sinónimo de que el tratamiento tendrá éxito en un menor tiempo

Ten en cuenta que una buena higiene dental, el uso del cepillo de dientes adecuado, una buena técnica de cepillado y el uso de hilo dental también son de importancia para evitar futuras molestias, provocadas por la presión de comida que no ha sido removida a totalidad de entre los brackets y alambres.

Sentir Dolor Es Normal, No Te Alarmes

Es usual que después de la instalación de tus brackets, sientas un dolor o presión en tus dientes. Incluso puedes sentir como si estuvieran flojos.
El dolor al ajustar los brackets se debe a la presión que estos practican buscando mover tus dientes y de alguna forma esto genera cambios en el fluido sanguíneo.

Además del dolor interno producido por la presión que los brackets ejercen sobre tus dientes, pueden existir molestias externas. Las molestias externas son las que pueden sufrir las partes blandas de tu boca mientras se acostumbran a la presencia de los brackets y al roce con ellos.

Cualquiera sea la fuente del dolor, es normal que dure par de días luego de la instalación y después de cada cita para reajustar tus brackets.

El tiempo promedio para que pase el dolor tras el ajuste de brackets es de entre 3 y 4 días

Modifica Tu Dieta

La recomendación una vez sientas dolor, es evitar el consumo de cualquier alimento sólido. Los primeros días tras el ajuste de los brackets, lo mejor es que consumas sopas, papillas, purés y demás alimentos blandos. De esta manera evitarás que el dolor se haga peor.

Además, dicho consejo también puede ser preventivo, ya que cuando consumes alimentos muy duros o al morder frutas como manzana, aumenta el riesgo de que alguno de tus brackets se despegue y esto puede derivar en una molestia.

Otro alimento que no solo te ayudará a apaciguar el dolor, sino que además es divino, es el helado. El frío fungirá como una anestesia tópica, adormeciendo un poco tus encías y por ende calmando el dolor producido por la presión de los brackets.

Evita los helados con sabores cítricos, ya que estos pueden irritar aún más tu boca

Arma Tu Botiquín

Tu dentista seguramente te entregará un poco de cera de ortodoncia, la cual será tu mejor amiga para evitar llagas en la boca producidas por el roce de los brackets. Aunque si bien se trata de algo preventivo, no dudes en usarla aún cuando ya tienes una lesión, pues evitará que esta se haga peor.

Otro producto a considerar, son las anestesias de uso tópico bucal. Este tipo de anestésico se consigue sin receta en cualquier farmacia y vienen en forma de gel, spray o enjuague. Generalmente duermen el área donde tienes dolor por un par de horas, aliviando así el malestar.

El peróxido de hidrógeno suele ser otro aliado contra el dolor. Este antiséptico debes diluirlo en agua y enjuagar tu boca varias veces al día, esto reduce la inflamación de tu boca lo cual actuará directamente contra el dolor.

Por último, no está demás que en caso de mucho dolor, recurras a algún analgésico que puedas comprar sin receta. Aunque si el dolor producido por los brackets es tan intenso que eso no lo calma, comunícate con tu médico tratante para contemplar el uso de un calmante que requiera receta.

Aunque no se recomienda masticar hielo, pasar un cubito por sobre las zonas molestas también servirá para adormecer el área